No era capaz de moverse, sólo de escuchar música. Música que escuchaba a través de sus auriculares negros. Música que le gustaba, música de vidas pasadas, música con ritmo, el ritmo de las cosas que aparecían con el avanzar de sus pasos.

Miguel llegaba desde Sao Paulo escuchando música, allí había pasado una temporada en los negocios de las nuevas tecnologías. Negocios que  permiten a uno subsistir, viajar.. Tampoco andaba con las ideas muy claras. Aun así, sí,  había una de muy clara: Rio de Janeiro era un lugar donde quería estar. Y no un fin de semana o cuatro días festivos, sino vivir y buscarse la vida ahí unos meses. Empaparse de la cultura y el ritmo brasileño. Ritmo que le gustaba.

Tampoco se pasó mucho tiempo en el aeropuerto puesto que en breves aparecían ya los que decían ser taxistas.

  • TaxistaBR: ¿La dirección?
  • Miguel: Pues.. espera un momento que la tengo por aquí .. Al albergue de la playa de Copacabana por favor!
  • TaxistaBR: Como assim?

<¡Miguel no te pierdas! Aquí la gente habla brasileño. No portugués, no. Brasileño. Y sí, hay que ir allí para comprender las diferencias…>

  • Miguel: Então, você acha que é possível ir para o albergue que fica no lado dereito da Praia de Botafogo?
  • TaxistaBR: Aquele aí que tem pessoal argentino?
  • Miguel: Aquele mesmo!
  • TaxistaBR: Valeu camarada, vamos lá!

(Miguel) Foi assim que começou minha jornada para conhecer melhor o Rio. Na verdade, eu já tinha passado uns dias de férias do trabalho la. Eu conhecía o aspeto natural daquele lugar. Eu ambaba ele. Só que agora a coisa mudou. Eu ia passar meus dias sozinho. Com a vontade de conhecer brasileiros, brasileiras e outros gringos como eu.

  • Gringo! – Gritou aquele camarada da porta..
  • Eu achei que falava de mim.. – já tinha chegado lá e tava com duas malas muito pesadas.Uma mais grande que a outra para levar la mão e uma terceira para levar nas costas.
  • Oi! – Respondi
  • Oi, tudo bem?
  • Tudo bom! – Fiquei olhando para aquele cara, um rastafari grandão, com uma camisa branca sem manga tentando reconhecer ele. Ele ficou fazendo o mesmo porque a gente achou se conchecer de alguma coisa..  Mas depois ele falou:
  • Beleza então! Você vai entrar aquí no albergue?
  • Vou.
  • Então fala para aquele branco de pele roxa de lá acima descer logo que estou esperando ele há um tempão!
  • Ta bom.
  • Obrigadão.
  • Valeu
  • Ta”

É assim mesmo.  Até as as conversas curtas são muito legais porque para se cumprimentar ou para se despedir se dedica um tempinho. Na Espanha isso não é assim claro. E por isso é que eu gostei.

(Miguel) De acuerdo.. Entramos dentro. De primeras me parecía un local de lo más pintoresco. Habían cuadros por todos lados de paisajes pintados a mano. La gente del local llevaba todo tipo de ropas de diferentes colores muy vivos. La persona encargada de recepción ya me sonreía:

  • Oi garoto, tudo bem?
  • Tudo bom obrigado.
  • Você sabe até quando vai ficar aqui.. Esto .. usté vino con la galera?

Asombrado, acerté al pensar que me estaba tomando por brasileño porque, vaya, aquello para nada era su idioma natal.

  • Soy de España! Hablo español si quieres 🙂
  • Jaja! Lo siento me pillaste. Soy nueva aquí y no he terminado de hacerme con el idioma.. Mi nombre es Sandra y soy de Argentina. Un placer.
  • El mío es Miguel. Y vengo de Barcelona. El placer es mío.

De golpe dos chicos sentados levantaron sus orejas cual conejo en alerta y me miraron fijamente.. Uno de ellos levantó el brazo y comenzó:

  • ¡Home! ¡un català per aquí!
  • ¡Ostia tu, no foteu!¿Catalans?¿Que feu per aquí?
  • Jaja! Pues estem aquí de pas. En un parell de de setmanes marxem cap a l’Argentina.
  • I ara! ¿Però que no esteu bé aquí o que?
  • ¡Sisi i tant! Però noi, hem d’intentar continuar el mapa que ens haviem traçat per acabar amb aquest continent ..
  • ¿Continent?
  • Si mira, resulta que estem donant la volta al mòn i vam començar per Nova Iorc. Vam baixar cap a México, desprès vam agafar mes vols: Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Perú, Bolívia, per desprès tornar a Perú per agafar l’ultim vol cap a São Paulo i un bus per tornar aquí a Río. Ara n’agafem un altre cap a l’Argentina perque s’ens acaba el pressupost!
  • ¡Deu ni do! ¡Quins cracks!
  • Ja veus. Ahir vam passar el dia amb en Philip. Aquest paio amb la pell de gamba de tant sol que li ha donat de la meva dreta.
  • ¡Ostres tu quin mal! ¿Pot ser que conegui a un noi amb rastes que l’ha vingut a buscar?
  • Ni idea. Pregunta-li, pero ves amb compte, només parla anglés tancat. Jaja

A su derecha estaba un chico de unos 25 años de edad, más alto de lo que podía entrar por la puerta sin agacharse, me miraba con ojos saltones esperando para saludarme.

  • Good Morning! I’m Philip from Belgium. How are you?
  • Hey man! Thanks i’m fine!
  • Hey, maybe there’s someone waiting for you at the frontdoor.
  • Have you seen a well-built rasta man there?
  • Yes! He asked me to tell you that he’s waiting for you.
  • OK brother! Amh.. We are all four visiting Cristo de Corcovado at 01pm.
  • Well, do you wanna join us today?
  • Yeah sure! You count me in!

And you my fellow reader? Do you wanna join us? – LANGUAJOB.

Miguel

Advertisements