Érase una vez, en un lejano país, vivían dos hermanos, llamados Rufus y Pascal. Rufus estaba casado con una rica mujer, y tenía todo lo que el dinero podía comprar: vestidos elegantes, una casa enorme, y manjares muy sabrosos. Pascal, en cambio, aunque trabajaba de sol a sol, ni siquiera ganaba lo suficiente para alimentar a su familia. De vez en cuando, Pascal iba a casa del hermano, para pedirle un poco de dinero ‘Rufus, mis hijos tienen hambre, y necesito dinero para comprar comida. Podrías prestarme un poco de dinero? Su hermano, cansado de tenerlo en su casa pidiendo dinero, se enfadó muchísimo y le cerró la puerta en las narices, diciendo que ya no le prestaría nunca más dinero, y que tenía que arreglárselas solo. Pobre Pascal! llorando desconsoladamente, regresó a su humilde casa…

http://www.mamemi.com/es/el-molinillo-m%C3%A1gico-12-11/

Advertisements